CUERPO ESCOLARIZADO

Educar es crear relaciones posibles, mientras que escolarizar consiste en repetir relaciones preestablecidas. Educar es sorprender con el misterio, mientras que escolarizar es aprender a resolver problemas.

En la escuela el cuerpo es un problema que se controla enclaustrándolo en salas cerradas y en tiempos restringidos, sentándolo en sillas que cansan y que dañan. Así, es difícil que la escuela recupere el cuerpo lúdico, explorador de senderos ignotos y experimentador de novedades; un cuerpo que es lugar y tiempo para ser y para estar, que se vive como misterio que hay que disfrutar, y no como problema que se debe soportar; como un cuerpo complejo, único, total, sinérgico, y no como un cuerpo complicado, dividido en partes, algunas de las cuales avergüenzan y se teme enseñar.

El cuerpo escolarizado Se escolariza cuando la persona, sus acciones y todo su cuerpo, se enclaustran dentro de la red de relaciones del mundo escolar, cuando se aprende a adaptarse a un ambiente donde todo parece ser paradogmatico.

La escuela se ha empeñado en mantener un cuerpo escolarizado, estadístico, se ha empeñado en que los estudiantes deben tener determinada postura, y debe estar en las mejores circunstancias cuando se trata de recibrir clases.

Tambien nos podemos dar cuenta que el cuerpo escolarizado tiende ser un poco mas rigido de lo que creemos, ya que por ejemplo los lugares de recreo o los tiempos para la diversión, siempre es algo añadido o molesto en la planificación escolar.

En general, los recreos son breves y se realizan en lugares que no facilitan el descanso, el juego o la eliminación de la tensión acumulada por los estudiantes, por los profesores y por los directivos a lo largo de la jornada, razón por la cual cada uno busca los medios que los puedan sustituir para hacerlo, siendo el salón de clases el sitio al que más recurren los estudiantes, provocando problemas de indisciplina escolar que se castigan, lo que induce a que se produzca la generación de una circunvolución viciosa de la que nadie escapa.

En un contexto escolarizado, nuestro cuerpo, esta situado en el espacio y en un  tiempo escolar, se halla constreñido al cumplimiento de normas que no consideran sus características y sus exigencias. Esto tiene diversas consecuencias, a saber: se consigue que los escolares aprendan que no pueden aprender, que deben controlar su cuerpo y sus inquietudes, que son malos para tal o cual asignatura, etc. Revertir estas circunstancias es lento, y, las más de las veces, improductivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: